El tratamiento.

Procedimiento que consiste en una microdermoabrasión mecánica mediante la acción de cabezales abrasivos recubiertos de pequeños diamantes (exfoliación) rápida de las células muertas de la capa superficial de la piel. Ideal para tratar pieles envejecidas, engrosadas y manchadas por el sol, cicatrices y atenúa los bordes de las estrías.

Resultados obtenidos: regeneración celular e incremento en la producción de colágeno brindando mayor elasticidad y tono a la piel.

Trata eficazmente secuelas de acné, pequeñas cicatrices, fotoenvejecimiento, hiperqueratosis o piel engrosada, estrías, arrugas finas, reducción de poros abiertos, comedones, etc.

Beneficios: Es una exfoliación suave, progresiva e indolora y permite retornar a las actividades habituales de manera inmediata.

Duración: De 10 a 15 minutos.

Frecuencia recomendada: varias sesiones separadas entre 1 a 3 semanas entre si.


Recomendaciónes: Venir a la sesión con la piel lavada y libre de cosméticos.