El tratamiento.

La radiofrecuencia es un aparato que estimula la producción de colágeno y disuelve el tejido graso logrando una piel tensa y firme sin estrías ni flaccidez, generando hipertermia profunda mediante la emisión de energía.
Este mecanismo produce cambios morfológicos en la dermis y posibilita el depósito de grandes cantidades de energía en la piel en forma de calor aumentando la producción de colágeno y en consecuencia mejorando la textura de la piel y devolviendo su firmeza y tensión original.
Resultados obtenidos: elimina la flaccidez y arrugas, y el calor generado actúa también sobre el tejido graso ejerciendo un efecto termolipolítico sobre el área de aplicación, por lo tanto también está indicado para la adiposidad localizada.

Duración: 40 a 50 minutos.

Frecuencia recomendada: 6 a 8 sesiones semanales.


Beneficios: Efecto lifting sin la necesidad de recurrir a procedimientos quirúrgicos.
Especialmente recomendado para la cara interna de muslos y brazos.