El tratamiento.

La vacuna antiaging es un revitalizador celular, ya que no actúa como una verdadera vacuna porque no produce anticuerpos, sino que se comporta como un nutriente celular brindando a las células dañadas una rápida reposición de nutrientes para recuperar sus funciones y demorar su deterioro.

Rejuvenece la apariencia física de la persona: mejorando la piel, eliminando las manchas y deteniendo el proceso de envejecimiento prematuro. Su uso continuo permite que cada año el paciente se vea y sienta mucho más joven de lo que representaría su edad cronológica real.

Tiene efecto antiestrés ya que mejora el estado anímico del paciente, aumenta su energía y capacidad cognitiva, elimina la sensación de agotamiento físico, incrementa la libido y mejora la calidad del sueňo. Fortalece gradualmente el sistema inmunológico, ayudando al organismo a defenderse de patologías como el cáncer, las enfermedades de Parkinson y Alzheimer, la artritis y los trastornos cardiovasculares.

La aplicación es intramuscular; una dosis por semana y se recomiendan entre 4 a 6 aplicaciones dependiendo de la edad del paciente y reaplicandose a los 6 o 12 meses.


Observaciones:.